El indio musulmán: Un inmigrante en su tierra

RASHAD KHAN  |  15 DE AGOSTO 2020 |  TRADUCIDO DEL INGLÉS  |  ROUTED Nº11

Las elecciones de 2014 en India llevaron al poder a un partido de derechas nacionalista hindú, el Bharatiya Janata Party (BJP). Muchos asumieron que la razón de este triunfo electoral era la indignación pública por los casos de corrupción del anterior gobierno, y no se prestó mucha atención a la postura del BJP respecto a las minorías. El partido tiene una historia de supremacía religiosa y nacionalismo, habiendo recurrido con frecuencia a medidas muy violentas para conseguir sus objetivos. El BJP y su preceptor ideológico, la Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), una organización nacionalista, siempre han sido especialmente agresivos hacia la comunidad musulmana india. El actual primer ministro Narendra Modi es responsable de una de las masacres comunitarias más sangrientas, dirigida contra los musulmanes del estado de Gujarat en el año 2002. En lugar de exigírsele cuentas por su negligencia deliberada en la administración, se le celebró como a un héroe inmediatamente después de las revueltas y, con el paso de los años, se le permitió presentarse como candidato a primer ministro gracias al amplio apoyo que recibió a escala nacional.

 

La normalización de la violencia contra la comunidad musulmana en India durante los seis años de gobierno del BJP puede atribuirse a la islamofobia profundamente arraigada en la derecha hindú, que se refleja en su imaginario de la sociedad india y del nacionalismo. Estas ideas, elaboradas a gran escala a lo largo de los años y que ahora ganan legitimidad, facilitaron un proceso en el que el musulmán indio, ciudadano por nacimiento, se ha transformado en un extranjero a los ojos de las masas políticas que apoyan al BJP.

 

Desde la Partición de India y Pakistán, se ha instalado un interrogante sobre la identidad de los musulmanes que residen en India. Dadas las circunstancias de la Partición, que dejó a India con una población mayoritariamente hindú y Pakistán poblado mayormente por ciudadanos musulmanes, tras episodios terribles de violencia y tensiones crecientes entre las comunidades hindú y musulmana, la derecha hindú obtuvo la munición que necesitaban para caracterizar a los musulmanes residentes en India como extranjeros. La literatura detrás de este proyecto ya existía: muchos ideólogos destacados del BJP y la RSS habían escrito extensamente sobre India como la Tierra Sagrada hindú, donde todos aquellos que pertenecen a la tierra y han nacido allí son hindús. Respecto a los musulmanes y cristianos que residen en el país, la derecha hindú cree que todos son el resultado de conversiones. Un líder de la RSS escribió abiertamente que si los musulmanes y los cristianos quieren ser tratados como iguales en la nación hindú, deben renunciar a su falsa fe y regresar al redil hindú. Si no hicieran esto, pero aun así quisieran permanecer en el país como personas no hindúes, su existencia tendría que ser la de una clase oprimida, incapaz de disfrutar de los mismos privilegios y derechos de sus conciudadanos hindús.

 

Con la influencia de esta literatura nacionalista inflamada sobre las élites políticas de la derecha hindú, no sorprende que los líderes del BJP proclamen a los cuatro vientos que los musulmanes deben ser devueltos a Pakistán o que los musulmanes se hacen un flaco favor a sí mismos permaneciendo en India. Siguiendo esta misma dirección, la reciente Ley de Enmienda de la Ciudadanía (CAA por sus siglas en inglés) y el Registro Nacional de Ciudadanos (RNC) son un paso más hacia la creación de una nación hindú, donde se diferencie a los ciudadanos según su religión. La CAA otorga la ciudadanía a las comunidades en base a la religión, excluyendo el islam. El RNC pide a los ciudadanos que demuestren que son indios de nacimiento presentando documentos. Quien no posee los documentos necesarios y sea musulmán se encontrará que su ciudadanía queda bajo el escrutinio del Estado. Es una estrategia sistemática planeada para tildar de extranjera a la comunidad musulmana. Aunque el Primer Ministro ha subrayado que esta no es la intención del RNC y la CAA, cuando se pusieron en marcha en el estado de Assam, muchos musulmanes indios de nacimiento se encontraron excluidos de la lista que consolidaba su ciudadanía. Esto no ocurrió a otras personas que a través de la CAA podrían ahora solicitar la ciudadanía.

 

El ataque a la ciudadanía es el último empuje al proyecto de largo plazo de demonización del indio musulmán. La derecha hindú ha estado atacando constantemente todos los elementos que forman parte de la identidad india musulmana. Durante las recientes revueltas en Delhi, los manifestantes destrozaron lugares de culto islámico y profanaron varias mezquitas con banderas representando la religión hindú. La vestimenta y el aspecto habituales de la mayoría de musulmanes de India también han sido señalados como una amenaza extranjera en India. El propio Primer Ministro contribuyó a esta estigmatización diciendo que aquellos que buscan y provocan la violencia pueden ser identificados por su vestimenta. A consecuencia de la propaganda masiva de la derecha hindú, el estado y la sociedad ven la apariencia del indio musulmán —la barba, el burka, la kurta y la taqiyah—como algo peligroso y sospechoso. Con el alarmante aumento de los linchamientos colectivos de musulmanes durante el gobierno del BJP, es muy desalentador, aunque no sorprendente, ver que la policía también toma parte en actividades islamófobas, llegando incluso a ayudar a los manifestantes en las revueltas de Delhi y a atacar a los estudiantes de la Universidad Jamia Milia durante las protestas contra la CAA.

 

La retórica contra los musulmanes del BJP y la RSS ha anidado en los corazones de muchos hindúes en India, quienes apoyan la ideología nacionalista hindú y en ocasiones han decidido ocuparse ellos mismos de maltratar a los indios musulmanes. Entonces, ¿cuál es la tierra de un musulmán indio? Este país, donde incluso su aspecto es mirado con recelo por sus conciudadanos. El estado que busca por todos los medios deslegitimar su identidad nacional, la sociedad que no les permite vivir con seguridad y las estructuras de la justicia que ignoran sus demandas de derechos. Es una guerra cotidiana por la existencia cotidiana, en el campo de batalla que es su propia tierra.

Rashad Khan

Rashad Ullah Khan ha obtenido recientemente un Grado en Ciencias Sociales del Tata Institute of Social Sciences en India. Desea estudiar en profundidad cuestiones relacionadas con la conexión entre el conocimiento y la sociedad a partir de un marco interseccional, con el objetivo de asegurar que aquellos que han sido marginados históricamente quedan incluidos en los discursos convencionales.

Otros artículos

Shahana PurveenS.jpg

El aroma de la identidad: La forma de vida migrante

emmanuel Chima dzaleka refugee campS.jpg

Los espacios intermedios: Memoria social en el campo de refugiados de Dzaleka

(Fiona) Champa Patel - Photo by Hema K.

La crisis migratoria india: La mayoría oculta

 2020, Routed Magazine   |   Creative Commons BY-NC-ND 4.0   |   Privacidad