ROUTED Nº11

Legados inmigrantes: Las pequeñas cosas traídas en la maleta

En el onceavo número de Routed, exploramos con nuestros lectores el hogar y los objetos, prácticas y expresiones culturales asociados a estos que se convierten en legados cuando una persona está lejos de su tierra. Las personas en movimiento siempre llevan consigo tradiciones, recuerdos y un vínculo que se extiende tanto a través del tiempo como del espacio.

 

Desde los inmigrantes que reinventan​ culturas culinarias en Copenhage, hasta las sopas que unen generaciones de personas jemeres desplazadas o conectan la diáspora nigeriana con su lugar de origen, pasando por el papel del sinigang como símbolo del intercambio transnacional entre  Filipinas y Japón, la comida es una medio común de encontrar aceptación en una nueva cultura o conservar la idea del hogar. De la misma manera, la tetera turca ayuda a su propietaria a trascender fronteras, y la omnipresente trivialidad del yogur búlgaro adopta una significancia política cuando se lleva al extranjero. En Oxford, el proyecto Mixing Matters celebra la rica herencia culinaria de sus comunidades diversas, recurriendo a recuerdos íntimos inscritos en acontecimientos sociales más amplios.

 

Los rituales y las historias también son una manera de formar legados. Algunos toman significados nuevos al cruzar las fronteras, mientras que otros se transmiten de generación en generación y, como el compartir un mate, están extendidos por todo el mundo. Construir tradiciones intergeneracionales a través de un viejo cuento de Navidad, ajado por el paso del tiempo, puede ser esencial para crear un sentimiento de pertenencia. La idea de hogar —un lugar de conflicto y crecimiento, pertenencia y desarrollo— puede mantenerse viva a través de las nuevas tecnologías que permiten a los migrantes alternar con facilidad entre el pasado y el presente, al tiempo que una instalación de vídeo crea un diálogo sobre migración de España a Argelia. Otras personas forjan una identidad bicultural entre EE.UU. y México, repasando la política de la frontera a partir de la fotografía de un ser querido; mientras, los inmigrantes mexicanos se ven obligados a renunciar a su lengua materna y aprender inglés.

Las fiestas de Balkan beat y una máscara de lucha libre mexicana sirven para plantar cara a la soledad y la nostalgia del hogar y para hacer amigos nuevos, mientras los objetos en un campo de refugiados palestinos en Líbano simbolizan la esperanza, la desesperación y las historias de la Nakba que les expulsó de su tierra. Las historias de hogar, pertenencia y refugio se comparten en el Museo de la Infancia y la Guerra en Sarajevo, mientras que el significado del hogar durante la actual pandemia adquiere una nueva dimensión. La nostalgia con frecuencia abruma a quienes están lejos de casa y se convierte en temática de libros. Los objetos de Judaica cuentan las historias y legados de los judíos a través del tiempo y del espacio, y otros autores nos invitan a preguntarnos qué ocurre cuando los objetos se pierden, subrayando la importancia de escuchar y grabar los relatos de los inmigrantes para recordarnos a nosotros mismos de nuestras propias historias. Los relatos de viajes fluyen a través de los elementos que adornan las estanterías y las paredes de nuestras casas, y del lenguaje que empleamos para hablar de lo cotidiano.

Las personas en movimiento pueden encontrar a veces solidaridad contra todo pronóstico, desde quienes viven en el campo de refugiados de Dzaleka en Malawi, hasta los estudiantes inmigrantes que celebran su identidad cultural en Hong Kong, pasando por el crisol de culturas de montañeses de las tierras altas y habitantes de Delhi en un rincón de India. Los inmigrantes yorubas en Canadá siguen vistiendo aso-ebi en ocasiones especiales, como expresión de identidad y conexión. Un tablero de ajedrez en Grecia vincula el activismo y el anarquismo y ayuda a educar a cientos de niños. La práctica del vudú se mantiene en Nueva York, resistiendo a la opresión religiosa, las revueltas comunitarias y la opinión pública cambiante.

 

Mientras muchas personas en todo el mundo continúan fijas y sin poder moverse a consecuencia del COVID-19, esperamos que estas historias de las pequeñas cosas en la maleta recuerden a nuestros lectores los legados ​de movilidad presentes en nuestras vidas. Una vez más, agradecemos a todos los autores su generosidad al compartir sus voces y sus historias.

Mini Chandran Kurian - cover photoS.jpg

Sobre dioses elefante y curry de pescado en una cazuela de barro: Memoria, identidad y reproducción cultural

Rashad Khan.jpg

El indio musulmán: Un inmigrante en su tierra

Chloe AlquitranS.jpg

Hojas de palma

Sartori-Ngulube-01-by Lana Barreto.jpg

(In)movilidad emocional: Explorando objetos de esperanza, desesperación y de tierras imaginadas

Alexander Bossakov.jpeg

Cultura de contrabando: Narrativas panbalcánicas de identidad y pertenencia

MMiszewski.JPG

La educación en jaque: Cómo un tablero de ajedrez educó a cientos de niños

Samuel Allen Travelling with CuisinesS.j

Viajando con las cocinas: Emprendedores migrantes y la reinvención de las culturas culinarias en Copenhague

Photo 1 Group artwork.JPG

Recetas para la resiliencia: Los significados de los objetos relacionados con la comida

maria jose yax picture 1S.JPG

Acerca de la pregunta “¿Qué es hogar?”

Jenna Mulligan photo 1 Lafayette Theatre

A la velocidad del vudón: Cómo los rituales de África Occidental sobrevivieron y caracterizaron dos migraciones históricas

emmanuel Chima dzaleka refugee campS.jpg

Los espacios intermedios: Memoria social en el campo de refugiados de Dzaleka

elika assumi Obscure Towns, Big Cities a

Pequeñas ciudades oscuras, grandes urbes y cartografía de la identidad

Thao (Ashley Dam) Photo 1 Typical Khmer

Incienso, Angkor y un kilo de trey ngeat: La materialidad de la cultura jemer en Camboya y en la diáspora jemericana

Mim Fox - cover photo.jpg

Buscando Judaica: Historias contadas a través de artefactos judíos

Zeynep Aydar.jpg

“Por favor, ¡no apagues el fuego!”: Viajar con la çaydanlık y el té turco

Dejan Alempijevic1.jpg

Fiestas de Balkan Beat en el centro de Berlín: La música, una herencia cultural que conecta a las personas

Georgia-Taygeti Katakou.jpeg

Maletas, ventanas e ilusiones de consuelo

Magda Dehli - cover photo 2S.JPG

Frode Frosk en España: Una historia de familia, memoria y migración

Coliseo.jpg

Luchando contra la nostalgia del hogar

Gloria_Monroy_–_credit_to_CGP_Grey_on_

La asimilación lingüística es una agresión xenófoba: Los inmigrantes mexicanos, forzados a adoptar el inglés

Feyisitan Ijimakinwa. article picture1.j

“Ven vestido con tu aso-ebi”: La construcción de identidad y conexiones con el lugar de origen de los yoruba en Canadá

Oluwasegun_%C3%A2%C2%80%C2%93_Afro-Londo

Recuerdos, nostalgia y aculturación en Afro-London Wahala: Chronicles of an African Londoner

Shahana PurveenS.jpg

El aroma de la identidad: La forma de vida migrante

Jocelyn O Celero - cover photo.jpg

Narrar la pertenencia y la intimidad a través de la comida: El sinigang y las familias transnacionales nipón-filipinas

Annabel Evans.JPG

Objetos de (in)movilidad en Jordania: Los impactos de los viajes migratorios sobre el hogar

Sahizer Samuk

De Bulgaria a Turquía, de Turquía a EE.UU.: Una historia familiar a través de matrimonios interétnicos y discos

WCM-logo.jpg

Historias personales de hogar, pertenencia y refugio en el Museo de la Infancia y la Guerra

1. credits Elsa Gomis.jpg

Lo que ellos trajeron

1%20-Morskie%20Oko%20-%20middle%20in%20t

Oh, mis zapatos, cuánto han viajado...

Santiago Peluffo

Un mate sin compañía

Photo 1975.jpg

Orgullosamente bicultural: cómo las experiencias migratorias de mi abuelo transformaron mi conexión entre EE.UU. y México

Henrietta Eshalomi -Banga.jpg

“El poder de la banga”: La comida como conector cultural entre los migrantes y su tierra de origen

 2020, Routed Magazine   |   Creative Commons BY-NC-ND 4.0   |   Privacidad