2019, Routed Magazine        Creative Commons BY-NC-ND 4.0   |   Privacidad   |  

Segura, ordenada, regular

Hannah Markay  |  15 de marzo 2019

El Pacto Mundial sobre Migraciones, adoptado recientemente en Marrakech, se basa en un objetivo conciso: una migración segura, ordenada y regular. A primera vista, esto no parece una meta inalcanzable... hasta que se compara con la realidad.

Para entender de verdad el salto trascendental que se necesita dar para cumplir el objetivo del Pacto, les propongo acompañarme en un juego de rol. Escojamos un país que haya tenido una tendencia continua de emigración a lo largo de las últimas décadas: Somalia. Ahora, emparejémoslo con un posible país de destino: Suecia. ¿Nuestra misión? Encontrar una manera segura, ordenada y regular de llegar desde Somalia a Suecia.

 

Vamos allá.

~

Es usted un ciudadano somalí de las afueras de Mogadishu, nacido en 1999. Le resulta difícil recordar una época en la que los bombardeos y la guerra no fuesen al menos una posibilidad. Hubo momentos de tranquilidad, pero no duraron mucho. La familia de su tío se marchó a Kenia en 1991, cuando la deposición del presidente Siad Barre desencadenó intensos enfrentamientos. La familia de su tío se marchó a Suecia en 2006 después de que las fuerzas etíopes y de la Unión Africana trataron de acabar con los tribunales islamistas de la Sharia. Su familia más cercana decidió quedarse en el país, desplazándose en el interior cuando su padre se vio amenazado y el conflicto se extendió a distintas zonas. La situación parece estar volviéndose más estable, pero la amenaza de los insurgentes de Al Qaeda y Al Shabaab aún está presente. Acusado de ser un espía, usted ha sido amenazado, detenido e interrogado, y golpeado tanto por Al Shabaab como por el gobierno. Está cansado de tener miedo y de tener que estar permanentemente alerta. Afortunadamente, usted tiene un pasaporte, y quiere probar suerte en otro sitio.

Reunificación familiar

 

Por supuesto, lo primero en lo que usted piensa es en su familiar en el extranjero. Ha perdido el contacto con su tío y no está seguro de si aún sigue en Kenia. Sin embargo, su tía llama a su madre todas las semanas desde Suecia. Parece que a su familia le va bien y siempre es más fácil hacer frente a un gran cambio (de lugar, idioma, trabajo, costumbres, clima…) con la familia al lado. Tal vez incluso podría acogerle durante el primer año mientras aprende el idioma y se sitúa en Suecia.

 

Su tía, ilusionada ante la perspectiva de su llegada, ya le ha dado una lista detallada de comida que meter en la maleta, va a un centro de inmigración para preguntar sobre los requisitos legales. La respuesta es siempre la misma: un sobrino no es un pariente suficientemente cercano. No reúne las condiciones para la reunificación familiar.

 

Patrocinio privado

 

Tantea pues otras opciones: ha oído hablar de un programa de la iglesia que acogió a un amigo de su hermano hace diez años, y encuentra una forma de ponerse en contacto con ellos. La respuesta es educada pero firme: creyeron que las condiciones habían mejorado en Somalia y ahora están acogiendo a familias, preferiblemente sirias. Todo el mundo sabe de esa guerra civil. Por un momento se pregunta si podría hacerse sirio.

 

Reasentamiento

Decide plantearse la opción del reasentamiento con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La organización aún sigue activa en el país. Una trabajadora de ACNUR cerca de su pueblo le explica con calma que el reasentamiento es solo para los refugiados, aquellos que huyen de su país por cuestión de seguridad y cruzan una frontera internacional. Le recita una larga definición de refugiado que usted apenas puede recordar, pero está bastante seguro de que encaja al menos en alguna de las cosas que ha dicho. Usted le recuerda que no se sentiría mucho más seguro en otro país de la región y preferiría no dejar a su familia a menos que sepa que puede proveerles sustento. Además, le indica usted, está tratando de cruzar una frontera internacional, pero ella se limita a repetirle la misma definición y recomienda un programa de promoción de medios de vida de ACNUR.

 

Visado humanitario

Se dirige directamente a la Embajada de Suecia y pregunta si puede solicitar un visado humanitario allí. El secretario dice que no tienen suficiente personal para registrar peticiones de asilo en la embajada y le redirige a ACNUR. Dice que hay una decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 2009 que establece que los consulados europeos no tienen la obligación de proporcionar un visado por motivos humanitarios, como por ejemplo prevenir que alguien sea torturado. Expedir un visado depende totalmente de la discrecionalidad de la embajada del país. La expresión del rostro del secretario le deja claro que sus posibilidades de recibir este visado son escasas.

 

Visado de estudiante

No se da por vencido. Las organizaciones humanitarias en su vecindario parecen decididas a dar una buena educación al mayor número posible de jóvenes. ¿Y si fuese usted a estudiar a Suecia?

 

El primer paso parece ser solicitar el ingreso y ser admitido en la institución que usted elija. A causa del conflicto, usted sólo logró terminar el primer curso de educación secundaria. Desde entonces, la escuela fue bombardeada, y conseguir cualquier prueba de esos años de estudio sería, por tanto, prácticamente imposible. Decide intentarlo de todas maneras. Al mirar los pasos siguientes para el visado de estudiante, se le encoge el corazón. Para conseguir un visado de estudiante, tiene que pagar la primera cuota de la matrícula, proporcionar garantías de que puede mantenerse a sí mismo en Suecia, y prometer marcharse tan pronto como termine sus estudios. Busca los requisitos de las becas especiales, pero todas necesitan un expediente académico.

 

Visado de trabajo

Se plantea la idea de un visado de trabajo, pero para ello necesita encontrar un empleador en Suecia que le ofrezca un trabajo y esté dispuesto a pagarle más de 13,000 SEK. No sabe por dónde empezar este proceso.

 

Visado turístico

Empieza a considerar opciones aún más creativas. ¿Y si consiguiera un visado turístico y luego solicitase asilo, o encontrase trabajo una vez que estuviese allí? Comprueba los requisitos. Tiene que demostrar que tiene suficiente dinero para su estancia y el viaje de regreso. Como si esto no fuese bastante, también necesita adquirir un seguro sanitario. No tiene ese dinero.

 

Comprar simplemente un billete de avión

Se pregunta si puede simplemente comprar un billete de avión a Suecia y luego hacer todos los trámites necesarios cuando llegue. Sin embargo, se da cuenta de que cualquier billete que compre estaría sujeto a algo llamado “sanciones al transportista”: las compañías de transporte serían penalizadas por permitir que viajase alguien sin la documentación apropiada para entrar al país.

 

Un número de teléfono...

 

Un amigo le proporciona el número de teléfono de un traficante para llegar a Libia y después a Europa en barco. Le han contado historias de terror sobre el trato que se da a los migrantes allí, y su familia no tiene dinero para pagar múltiples recompensas si le secuestran. Probably se le vendería como esclavo en el mercado negro. No sabe qué hacer.

~

Por supuesto, esto es solo un ejemplo y un relato de un posible viaje. Cada país tiene leyes diferentes sobre la entrada a su territorio. Sin embargo, estos obstáculos al movimiento seguro, ordenado y regular a través de las fronteras son más comunes de lo que se imagina.

 

La Comisión Europea va a presentar una propuesta legislativa sobre Procedimientos de Entrada Protegida (PEPs) en el Parlamento Europeo. Estos procedimientos, ya explorados por la Unión Europea en 2002, permitirían a las embajadas o consulados extranjeros conceder protección nacional a los solicitantes de asilo o un visado de entrada a ese país en concreto con el propósito de solicitar protección. Una decisión favorable y vinculante sería un paso hacia el objetivo del Pacto.

 

No obstante, es necesario otro paso crucial. Un Pacto Mundial sobre Migración que realmente busque proporcionar alternativas seguras, ordenadas y regulares necesita impulsar a los Estados para que incorporen en su legislación visados de estudiante y de trabajo que no dependan de un justificante de patrimonio o del accidente de la nacionalidad o el lugar de nacimiento.

 

Si el acuerdo pretende evitar las muertes “inseguras” en el mar, debe replantearse y reforzar el papel de las embajadas y los consulados para emitir visados de protección, trabajo o estudio. Como mínimo, los gobiernos deben reconsiderar las sanciones a los transportistas que hacen que los botes de goma y los mercados de esclavos sean la única alternativa. Si la Unión Europea no hace nada en sus próximas decisiones para abordar alguna de estas iniciativas, ¿qué otra conclusión podemos sacar más, sino que el consenso es mantener una política migratoria “insegura, desordenada e irregular”?

Hannah Markay

Hannah realizó un Máster en Antropología Social y Política en la Universidad de Edimburgo, con una estancia de un año en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Durante su Máster en Estudios sobre Refugiados y Migraciones Forzadas, se centró principalmente en investigar vías seguras y legales alternativas para la movilidad. Tras el máster realizó prácticas en Generations For Peace en Jordania y en el Observatorio de Migraciones de Mediterranean Hope en Lampedusa, Italia. En la actualidad está trabajando con el proyecto de corredores humanitarios en Beirut, Líbano. Le gustan el senderismo, cualquier actividad que tenga que ver con el agua, y preguntarse cómo reconciliar el vegetarianismo con las normas del buen invitado.

Otros artículos

Vicente3245.jpg

La 32 del 45: el gobierno de Trump define una emergencia nacional

jez-timms-112336-unsplash.jpg

El statu quo mediterráneo: ¿cooperación europea o solidaridad esporádica?

CroppedGCM1b.jpg

El Pacto Mundial sobre Migración de un vistazo