Practicantes transnacionales de medicina herbaria en el corredor entre Nigeria y Níger durante la pandemia

OLUWASEGUN AJETUNMOBI  |  20 DE JUNIO 2020  |  TRADUCIDO DEL INGLÉS  |  ROUTED Nº10

Mercado de medicina tradicional en África Occidental. Fotografía de Bonnahjnr.

Las zonas fronterizas son tierras de oportunidad para muchas personas en África Occidental. Entre quienes aprovechan las posibilidades de una región fronteriza para ganarse la vida se encuentran los practicantes de medicina herbaria de Oke-Ogun, Nigeria, que proporcionan cuidados sanitarios en Níger. En la actualidad, estos practicantes están atrapados en la telaraña de una pandemia global; el COVID-19 ha afectado gravemente su comercio y su movimiento estacional. Aun así, se han adaptado proactivamente a los tiempos que corren.

 

Los hogares de ingresos medios y bajos en África no son ajenos a la medicina tradicional. Un informe de la Organización Mundial de la Salud de 2006 muestra que la medicina herbaria tradicional constituye el 80% de los cuidados sanitarios en África. De niño, yo tomaba dosis semanales de esta medicina llamada “agbo”. La medicina herbaria es una forma destacada de la medicina tradicional, en la que el curandero, conocido como herbalista, se especializa en la utilización de las hierbas para tratar diversas dolencias. Los herbalistas tienen un conocimiento extenso de las propiedades medicinales de las plantas locales y de los procesos farmacéuticos para convertirlas en medicinas, así como de su eficacia y toxicidad. La medicina herbaria es prácticamente la atención sanitaria más asequible y fácil de acceder. Esto hace que la medicina herbaria y su comercio transfronterizo sean atractivos en una región con un sistema sanitario débil.


 

¿Quiénes son los practicantes de medicina herbaria y qué hacen?

Los practicantes transnacionales de medicina herbaria comercian a lo largo de la frontera entre Nigeria y Níger. Viajar a través del cinturón septentrional de África Occidental es bastante fácil para los herbalistas de Oke-Ogun, Nigeria, que tienen la documentación necesaria para cruzar la frontera legalmente. La efectividad y el precio asequible de sus medicamentos han creado un mercado inmenso entre la gente de Níger, desde Gaya hasta Agades; y, dado que la mayoría de las hierbas empleadas proceden de Oke-Ogun, el trabajo requiere moverse a través de la frontera. Al llegar, la religión similar, la lengua compartida y los vínculos de parentesco les ayudan a crear conexiones con la población local: los herbalistas de Oke Ogun son sobre todo musulmanes y hablan hausa con fluidez, como las poblaciones en el lado nigerino de la frontera, y algunos se han casado con nigerinas y tienen allí a sus familias. Para los comerciantes cuyas familias están en Nigeria, las fiestas islámicas siempre les permiten regresar junto a sus familias en Oke Ogun.

 

Walkis y Nojimu son comerciantes transnacionales de hierbas que participan en el comercio transfronterizo entre Nigeria y Níger. Conocí a estos dos herbalistas y a sus familias en 2019, cuando trabajaba en un proyecto sobre medicina herbaria. El 7 de mayo de 2020 entrevisté de nuevo a Walkis y Nojimu sobre los desafíos de la pandemia global y sus respuestas a estos desafíos.

 

Aunque Walkis y Nojimu no limitan su actividad comercial a una estación específica (ya que el bienestar y la salud son importantes todo el año), creen que hay épocas en las que tienen más ventas, periodos en los que caen las ventas, y momentos en los que se ven afectadas por las políticas gubernamentales. Además, las festividades religiosas tienen un impacto enorme en el movimiento de los practicantes y los vendedores. Son musulmanes y siempre regresan a Nigeria un poco antes de Ramadán para observar el mes sagrado con sus familias y reponer sus mercancías para el siguiente viaje. Estos periodos les sirven de vacaciones, por un lado, y por otro les permiten explorar más hierbas en Oke-Ogun que puedan vender cuando regresen a Níger. Nojimu explicó que Eid al-Adha es muy importante y que debe pasarse junto a la familia. Lejos de casa, afirmó, Eid al-Adha no es festivo.

Iseyin, el mercado principal de Oke-Ogun, Nigeria. Fotografía de Oluwasegun Ajetunmobi.

 

COVID-19 and its impacts on transnational herbal medicine practitioners

 

El COVID-19 ha atrapado a estos comerciantes en las fronteras. Antes de la pandemia, en 2019, Nigeria había cerrado ya sus fronteras terrestres a todos los bienes importados y exportados, incluyendo las hierbas medicinales. Sin embargo, las personas tenían permitido viajar. En marzo de 2020, Nigeria volvió a cerrar sus fronteras terrestres. Esta vez fue en respuesta a la pandemia global y afectó a todas las formas de viaje, tanto de personas como de mercancías. La situación empeoró muy rápido, afectando a muchos comerciantes de hierbas en tránsito. Muchos de ellos debían regresar a su tierra poco antes del comienzo del Ramadán. Pero toda idea de poder hacerlo desapareció en unas semanas. Aun así, muchos de ellos, como Nojimu, no estaban preparados para afrontar esta incertidumbre mientras sus familias seguían expectantes en casa.

 

Sin embargo, desarrollaron mecanismos para hacer frente a la situación. En primer lugar, comenzaron a vender remedios herbales para el sistema inmunitario. Por medio de este negocio, se mantuvieron activos y productivos a la vez. También les ayudó a ganar algún dinero extra.

 

En segundo lugar, los herbalistas mantuvieron las recomendaciones de las autoridades sanitarias durante este periodo y ayudaron a difundirlas. En lugar de centrarse en encontrar la cura, estuvieron enseñando a sus clientes a protegerse del virus. Nojimu, en concreto, dirigía el equipo de herbalistas en su emplazamiento para educar a las personas del entorno. No obstante, los comerciantes no ignoraban lo que estaba ocurriendo en casa, en Nigeria. Están en contacto continuo con sus familias y les dan periódicamente indicaciones sobre lo que tienen que hacer para mantenerse seguros.

 

Cuanto más dura la pandemia, menos atractiva resulta la situación para estos comerciantes. Aunque el aumento de la demanda de remedios de hierbas les ha ayudado a ingresar más dinero, Nojimu ya sentía nostalgia de su hogar. La nostalgia siempre pide regresar a casa como remedio. Al preguntarle si se quedaría en caso de que la frontera siga cerrada para el Año Nuevo islámico, Nojimu respondió en un tono que podría interpretarse como desesperado: “Debo hacer ‘Ileya’ Eid al-Adha en casa, no puedo perderme eso. Debo sacrificar la carne”. Cuando le pregunté sobre cómo pensaba moverse si la frontera seguía cerrada entonces, siguió: “Hay muchas rutas para entrar en Nigeria desde Níger, no soy nuevo en estas rutas”. Estos herbalistas estaban decididos a regresar para Eid al-Adha, aunque eso signifique hacerlo a través de rutas ilegales para llegar a Nigeria.


 

Conclusión

En definitiva, mientras Nojimu y muchos otros comerciantes transnacionales como él han desarrollado mecanismos para hacer frente a este periodo, sienten la necesidad imperiosa de volver a ponerse en marcha pronto. El movimiento de Walkis y Nojimu durante esta época suele estar ligado a las fiestas religiosas; pero los efectos truncantes del cierre de fronteras del COVID-19 para el mercado de las hierbas y sus comerciantes están ya alterando su trabajo, sus viajes y sus celebraciones.

Oluwasegun Ajetunmobi

Oluwasegun Ajetunmobi es estudiante de posgrado de Estudios de Diáspora y Transnacionales en la Universidad de Ibadán, Nigeria, e investigador en el Instituto de Investigación Francesa en África. Su trabajo trasciende la migración laboral, la medicina tradicional africana, la memoria, las fronteras y el cruce de fronteras en África. Ha realizado una Writing Fellowship en African Liberty, y una Agora Fellowship en Young Voices. Twitter: @segzyaj.

Otros artículos

Richard Anyah - Micra by Tope Ajayi S.jp

Teorías del fin de los tiempos: Teorías de la conspiración del COVID-19 y la movilidad de los trabajadores en Ibadán bajo un confinamiento parcial

(Margaret) Anna Safuta _ Kristin Noack.j

Una pandemia, ¿y después qué? Los efectos del COVID-19 para los trabajadores migrantes del sector de los cuidados en Alemania

KM

Espacios blancos, espacios negros: Transporte, trazado de fronteras y subjetividad entre Zimbabue y Sudáfrica

 2020, Routed Magazine   |   Creative Commons BY-NC-ND 4.0   |   Privacidad